Alopecia genética: ¿Cómo detectarla?

La alopecia genética es uno de los trastornos capilares que más preocupa a los pacientes debido a sus efectos en la pérdida irreversible del cabello. Este trastorno, llamado también alopecia androgénica, se asocia principalmente a factores genéticos y, al contrario de lo que se piensa, afecta a hombres y mujeres de manera directa. Hoy veremos algunos de sus síntomas y los tratamientos más eficaces para combatirla.

¿Qué es la alopecia androgénica y por qué se produce?

La salud capilar está condicionada por cientos de factores que están directamente relacionados con el estado de salud general de una persona. Sin embargo, existen una serie de trastornos capilares que actúan de forma independiente sin relación directa con el funcionamiento corporal.

Uno de los más frecuentes es la alopecia genética, un trastorno caracterizado por una pérdida progresiva de la población capilar. Muchos estudios han relacionado la alopecia androgénica a una condición heredada genéticamente y que afecta el ciclo de vida del folículo piloso.

El organismo, por un desorden en la enzima 5-alpha-reductasa inicia una hiperproducción de la hormona DHT o dihidrotestosterona. Esta hormona produce la sintetización de la testosterona que afecta la vitalidad de los folículos pilosos en todo el cuerpo. Aún así, el signo más evidente de pérdida capilar se inicia en el cuero cabelludo por ser la zona corporal con mayor población folicular.

Debido a que la muerte folicular se produce por una sintetización de la testosterona, es muy frecuente que la alopecia genética se asocie al hombre. No obstante, un porcentaje elevado de mujeres sufren de alopecia androgénica.

Un signo característico de este tipo de alopecia es la pérdida gradual, acelerada y continua de pelo en el cuero cabelludo. A pesar de que no sigue un patrón estandarizado, la mayoría de los pacientes inician la pérdida capilar en la región de la coronilla y región frontal de la cabeza.

En la Clínica Capilar DHI, hemos estudiado el patrón de pérdida capilar originada por la alopecia genética en todos sus estadios. Estos estudios nos han llevado a concentrarnos en sus síntomas más frecuentes, veamos cuáles son.

Principales síntomas de la alopecia androgénica

Como es evidente, la pérdida capilar irreversible y continuada es la señal más aguda de todos los tipos de alopecia. Pero, en la medicina capilar existen diferentes tipos de trastornos cuya consecuencia puede ser la pérdida de pelo. Asimismo, cada trastorno tiene fases y estadios con una pérdida mayor o menor que varía entre pacientes.

Para determinar que estamos en presencia de una alopecia del tipo genético o androgénico, son necesarias una serie de pruebas diagnósticas. En la consulta del médico especialista se realizan una serie de análisis capilares o tricotests. Estos estudios microscópicos, de muestras de tejido y de análisis sanguíneos, nos permiten cuantificar la densidad de la hormona DHT en el organismo.

La concentración elevada de esta hormona junto a una historia clínica y familiar de alopecia, nos permite determinar el tipo de alopecia. Adicionalmente, el volumen y frecuencia de pérdida capilar es fundamental para elaborar un diagnóstico acertado del estadio del trastorno.

Aunque todas estas pruebas pueden ser indispensables para hallar un diagnóstico positivo, muchos pacientes acuden cuando la pérdida es inminente. La mayoría, reportan los siguientes síntomas:

Pérdida de grosor del pelo 

A menudo, muchos pacientes comienzan a notar que su pelo se vuelve más fino. Esto evidencia una pérdida de la capacidad folicular lo que lleva al segundo síntoma:

Debilidad y fragilidad capilar 

Un pelo más fino y debilitado se vuelve más frágil y fácil de romper. Además, se nota una pérdida del brillo y la vitalidad del pelo, el cuál se hace menos voluminoso en su conjunto.

Patrón en “M” en la frente 

Las entradas de la frente o la frontera entre el cuero cabelludo y el rostro, generalmente describen un patrón en forma de una letra M. Este patrón es característico de la pérdida capilar por alopecia.

Pérdida de pelo en la coronilla

La coronilla o parte superior de la cabeza, suele ser una de las primeras áreas en perder pelo por la alopecia androgénica.

Abundancia de pelos en la ropa o cama 

Si al despertar notas más hebras de pelo en la almohada o notas más pelos en el peine, puede haber una clara evidencia de alopecia.

Ante cualquiera de estos síntomas, lo más recomendable es visitar al especialista en medicina capilar. En la consulta, el médico tricólogo especializado podrá iniciar un plan de tratamiento que tiene varias fases, veamos.

Tratamientos contra la alopecia genética

En la salud capilar, el diagnóstico temprano es un elemento que marca la diferencia en el plan de tratamiento contra casi todos los tipos de alopecia. En el caso específico de la alopecia androgénica, la visita a tiempo al especialista puede ralentizar el proceso de caída capilar.

En las etapas más incipientes de la pérdida capilar por alopecia genética, los tratamientos intradérmicos pueden resultar muy efectivos. El efecto de los fármacos inhibidores de la enzima 5-alpha-reductasa pueden disminuir la producción de DHT. El resultado de estos tratamientos es una reducción notable de la pérdida capilar y una prolongación del efecto genético negativo en la salud folicular.

Injerto capilar

En la mayoría de los casos, los pacientes acuden a la consulta cuando la pérdida de pelo es notoria, progresiva y preocupante. En estos casos, los tratamientos intradérmicos y farmacológicos surten poco o ningún efecto.

Aún así, es posible recuperar la población capilar mediante un procedimiento de injerto capilar en la zona afectada. Controlando los síntomas y efectos de la hormona DHT como primera etapa, el especialista puede programar un injerto como única solución viable.

El procedimiento de injerto capilar es uno de los más seguros y eficaces contra la pérdida total del pelo producto de la alopecia genética. Consiste en la extracción de folículos sanos de zonas no afectadas y que en un mismo procedimiento se injertan en la zona deficitaria.

Siguiendo diferentes técnicas indicadas para cada tipo de paciente, el cirujano capilar crea un patrón de inclinación y profundidad similar al pelo nativo. Después de un período de recuperación determinado, el folículo recupera su función y vitalidad.

Al finalizar el período de recuperación, los folículos injertados tendrán patrones de crecimiento, pigmentación y textura idénticos al pelo nativo. Siendo un procedimiento indoloro, seguro y 100% autólogo, las tasas de éxito son las más altas de la medicina moderna.

Vencer la alopecia es posible de la mano de un equipo especializado en salud capilar como el de la Clínica Capilar DHI. La recomendación más importante es visitar al especialista ante los primeros síntomas para encontrar el diagnóstico y plan de tratamiento ideal para la salud de tu pelo. 

Quizás podrían interesarte estas entradas del Blog

  • Picores en la cabeza y caída del pelo

    Picores en la cabeza y caída del pelo

    Probablemente, no haya algo tan desesperante como un picor de cabeza. Lo que inicia como una pequeña molestia puede esconder una enfermedad capilar que produce la caída del pelo. Por ende, es importante atender sus causas y crear un plan de tratamiento adecuado. Veamos la relación que existe entre los picores en la cabeza y…


  • Remedios caseros para solucionar la dermatitis seborreica

    Remedios caseros para solucionar la dermatitis seborreica

    La dermatitis seborreica es una de las afecciones del cuero cabelludo más frecuentes entre hombres y mujeres de todas las edades y tipos de pelo. Este trastorno produce mucha incomodidad pues los picores suelen ser exasperantes para quien la padece. Existen una serie de remedios caseros eficaces para aliviar los efectos de la dermatitis seborreica,…


  • ¿Cómo se realiza el seguimiento después de una cirugía capilar?

    ¿Cómo se realiza el seguimiento después de una cirugía capilar?

    En medicina, y en particular en la medicina capilar, la observación y seguimiento post-tratamiento es la clave para el éxito de cada procedimiento. Por esta razón, las consultas postoperatorias le permiten al especialista hacer un análisis de la evolución de forma exhaustiva y personalizada. Veamos cuál es la importancia del seguimiento después de una cirugía…